Bonos de Impacto Social: la Evaluación

Las personas que se encuentran sin hogar de forma crónica suelen entrar y salir de la cárcel, de los centros de desintoxicación y de los cuidados de emergencia. Este ciclo perjudica la salud y el bienestar de las personas, y puede ser costoso para los presupuestos de la ciudad.

En 2014, el alcalde de Denver, Michael B. Hancock, anunció un plan para mejor servir a algunos de los residentes más vulnerables de la ciudad con viviendas de apoyo y servicios intensivos.  La Iniciativa de Bonos de Impacto Social para Viviendas de Apoyo de Denver (Denver SIB, por sus siglas en inglés) cumplió este compromiso a través de una innovadora financiación de pago por éxito que ayudó a financiar viviendas de apoyo para cientos de personas que estaban sufriendo un desamparo crónico e interactuaban frecuentemente con la policía, las cárceles y las salas de emergencia. Un estudio reciente de cinco años de duración ha demostrado el notable éxito de la SIB de Denver.

En colaboración con la ciudad y utilizando fondos del Bono de Impacto Social, el Mental Health Center of Denver construyó los Apartamentos Sanderson. Esta comunidad de viviendas permanentes de apoyo se especializa en la arquitectura y los servicios informados por el trauma, proporcionando atención integral a los residentes.

La vivienda de apoyo tiene como objetivo estabilizar a las personas atrapadas en un ciclo de falta de vivienda y cárcel a través de la ayuda a la vivienda y los servicios intensivos por medio de un enfoque de ” Vivienda Primero”.

Antes de que se pusiera en marcha el SIB, Denver calculó que la prestación de servicios de la red de seguridad a 250 personas sin hogar de larga duración costaba a la ciudad un promedio de 7,3 millones de dólares al año.

¿Qué hemos encontrado?

El programa SIB ha tenido un éxito notable. Ha ayudado a las personas a salir del ciclo sin hogar-cárcel y ha ahorrado dinero a la ciudad a lo largo del tiempo.

Cuando a las personas sin hogar se les ofreció una vivienda, la mayoría aceptó y se quedó a largo plazo. De los alojados a través del programa, El 86% de las personas permanecieron en una vivienda estable durante un año, el 81% permanecía en una vivienda estable a los años, y a los tres años, el 77%. Además:

  • El programa SIB aumentó significativamente el acceso a las ayudas de vivienda.
  • Los participantes en el SIB pasaron menos noches en albergues.
  • Los participantes tuvieron menos interacciones con la policía.
  • Los participantes pasaron menos tiempo en la cárcel.
  • Los participantes pasaron menos tiempo en centros de desintoxicación.

Los servicios informados por el trauma proporcionados por el programa SIB y el Mental Health Center of Denver, como la terapia, la educación y el apoyo al empleo, la psiquiatría y más, ayudaron a los participantes a integrarse de nuevo en nuestras comunidades de forma exitosa.

El programa SIB también ahorra dinero a los contribuyentes. Los costes asociados al tiempo en prisión, a los centros de desintoxicación y a las visitas a las salas de emergencia suelen recaer sobre los contribuyentes. Más de la mitad del coste total anual por persona del SIB se compensó con la reducción del tiempo en la cárcel, los centros de desintoxicación y las visitas a las salas de emergencia.

Los participantes en el programa SIB tuvieron 7.860 dólares menos en costes anuales por persona asociados a esos resultados en comparación con las personas sin hogar que no accedieron al programa SIB, con las mayores reducciones en costes de cárcel y ambulancia.

En otras palabras, el programa SIB es un método basado en la prevención que utiliza el modelo de “la vivienda es lo primero”, lo que ahorra dinero a los residentes de Denver a largo plazo.

Casi todos los costes de las viviendas de apoyo de Denver se compensaron con reducciones en los costes de otros servicios locales. Dado que la ayuda a la vivienda se proporcionó a través de vales financiados a nivel estatal y federal, casi todos los costes locales de Denver para los servicios de apoyo del SIB se compensaron con reducciones en los costes de los servicios locales de emergencia.